Navidad saludable

Es posible disfrutar de una Navidad saludable sin renunciar a nuestros platos tradicionales favoritos. Solo hay que controlar las cantidades y escoger las recetas que por sí mismas son más sanas y ligeras.

Podemos permitirnos algunos caprichos, siempre que al menos nos aporten buenos nutrientes y no meras calorías vacías.

Navidad saludable estilo Hygge
Navidad Hygge y saludable

Llenemos nuestras mesas de comida real de verdad, con buenos productos y elaboraciones caseras sin demasiados artificios, primando la materia prima y olvidándonos del comer por comer. Disfrutaremos mucho más y el cuerpo nos lo agradecerá.

Muy importante es planificar la cena, es clave para saber exactamente qué ingredientes y para cuántos comensales es la comida. Así evitamos despilfarrar dinero y alimentos.

Si elegimos alimentos ecológicos de agricultores de la zona, la materia prima de nuestros platos tendrá una calidad nutricional superior. También iniciamos un cambio hacia un estilo de vida más consciente, sostenible y saludable.

Claves para una Navidad saludable

Aperitivos

Aperitivos saludables para Navidad

A la hora de servir los aperitivos es mejor prescindir de las masas y hojaldres. También de aquellos que resulten demasiado grasos como el paté, y determinados embutidos. Las verduras asadas siempre saben mejor que solo cocidas, o podemos ponernos originales con una presentación en brochetas.

Entrantes

Ensalada cocinada para Navidad

Como entrante una buena ensalada, vistosa y llena de color, mejor con productos de temporada. Hay muchas opciones para hacer una ensalada de otoño-invierno, incluso podríamos apostar por “ensaladas cocinadas”, como las verduras asadas o el pisto.

Primer plato

Moluscos al vapor muy sanos

Un primer plato como el marisco es tradicional y saludable, en general bajo en grasas y rico en proteínas. La clave está en no servirlo con salsas calóricas como la mayonesa, y controlar las raciones. Los moluscos también son buenas opciones, con salsas ligeras y tan ricas como la marinera o la verde.

Carnes

La carne como centro del menú no es incompatible con una cena saludable. Aunque el cordero y el pato sí que son menos aconsejables porque contienen mucha grasa. Otros productos típicos como el pavo, el pollo o el solomillo de cerdo son carnes más ligeras y muy ricas en proteínas.

Escoger partes magras, controlar las raciones y escoger técnicas de preparación sanas son opciones muy acertadas. Por ejemplo, el pollo o pavo asado es una buena y rica opción, siempre que no lo rebocemos en grasa y no nos comamos la piel.

Pescados

Salmón a la plancha, una opción muy saludable

El pescado es una opción muy saludable cuando nuestro objetivo es lograr una navidad más ligera. Se digiere mejor y es menos pesado.

El pescado blanco es menos clórico y más suave, pero un buen salmón también es una buena opción, siempre podemos aderezarlos con hierbas y especies aromáticas.
Una merluza en salsa marinera, un besugo al horno o un rape en salsa verde son verdaderas delicias y sanos.

El secreto está en comer raciones saludables, no acompañarlos de salsas muy calóricas y que las guarniciones sean ligeras.

Postres y dulces

Carpaccio de frutas como postre en Navidad

Como postres siempre podemos decantarnos por una sencilla macedonia bien presentada, o un carpaccio de frutas vistosas, que nuestro estómago agradecerá.

Los dulces típicos, hay que asumir que son calóricos, muy azucarados y muchos con mucha grasa. Siempre podemos escoger los que sean nutricionalmente más recomendables.

El turrón de almendra, el duro, es de las mejores opciones, pues gran parte de sus calorías proviene del fruto seco, a pesar de que contiene mucho azúcar.