Las emociones y el sistema inmune frente a la pandemia

Las emociones tienen un gran poder de influencia en nuestra salud física y mental. Debemos ser conscientes del gran papel que juegan las emociones en el bienestar de nuestra salud mental.

Por ejemplo, se ha observado que las emociones desagradables (miedo, ira, frustración, odio, tristeza, melancolía, …), predisponen a la somatización de síntomas y a la aparición de enfermedades al debilitar nuestro sistema inmune.

Las emociones y el sistema inmune

La PNIE como nuevo paradigma de la ciencia médica

¿Una nueva ciencia?

La Psico-neuro-inmuno-endocrinología, es una especialidad médica de reciente impulso, que estudia la manera en que lo que todo lo que pensamos y sentimos, tiene un importante impacto en el funcionamiento de nuestro cuerpo como un todo.

Estamos viviendo tiempos extraños y nuestro organismo lo acusa. La limitación de la movilidad, el aislamiento, el cambio en nuestros hábitos cotidianos, el distanciamiento con seres queridos, perder a seres amados por el Covid-19 o el riesgo de estar nosotros mismos enfermos, alteran nuestro mundo emocional y por tanto la manera en que funciona nuestro sistema inmunitario.

Hay algunas pautas que puedes seguir para fortalecer tu sistema inmune en tiempos de pandemia:

Las emociones a raya

Regula tus emociones

Ahora ya sabes lo importantes que son tus emociones para el sistema inmune, de modo que regúlalas.

Protege tu tiempo libre

A pesar de que los confinamientos puedan impedirnos excursiones a otros lugares, es importante que tomes tiempo libre solo para ti. No hace falta que salgas de casa si no quieres/puedes.

Tómate tiempo para ti
Dedícate un día a la semana para relajarte

Relájate y descansa

La adopción del teletrabajo puede tener cosas buenas si tienes un espacio preparado para ello y que sea saludable, pero además es importante que al menos un día de la semana, lo dediques a descansar.
Busca aquello que te relaja y hace que tu mente suelte sus preocupaciones. No lo dudes, es importante.

Duerme bien

Es más fácil decirlo que hacerlo. Pero hay que proponérselo.
Muchas personas consideran que el tiempo que duermen es una pérdida de tiempo, sin embargo, cuando dormimos, nuestra memoria consolida sus recuerdos, nuestros órganos y tejidos se reparan, nuestro sistema endocrino realiza funciones que no puede hacer cuando estamos activos, es decir, despiertos.
El insomnio es otra pandemia que llevamos años padeciendo y eso afecta de manera directa a tu mundo emocional y, como ya hemos visto, a tu sistema inmune.

Dormir bien es básico para nuestro sistema inmune
Cuida lo que comes

Cuida lo que comes

Tu mundo emocional y tu sistema inmune, también habitan en tu intestino, de modo que lo que comes, determina tu microbiota. Toma alimentos sanos, verduras y frutas, comida no procesada, toma legumbres, bayas y frutos secos al natural, toma alimentos con probióticos como el yogur, kéfir y ciertos quesos.

Y ante todo… quiérete

Esto es lo más importante… quiérete porque eres una persona única y cuando te quieres, te cuidas, te sientes bien contigo mismo.

En concreto, la PNIE considera importante estudiar factores psicosociales como el estilo de vida, el descanso, el respeto de ciclos circadianos, la nutrición y el estrés.